Trasplantes dentales | beOne Mastering Face
22252
page-template-default,page,page-id-22252,stockholm-core-1.0.4,select-theme-ver-5.0.6,ajax_fade,page_not_loaded,menu-animation-underline-bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Trasplantes dentales

LA SOLUCIÓN MÁS NATURAL PARA LA PERDIDA DE DIENTES

Aunque hoy en día los implantes dentales han revolucionado la rehabilitación de las piezas dentales ausentes, existen situaciones en las que podemos recurrir a utilizar otro diente del propio paciente para reemplazar un diente perdido.

¿Qué es el trasplante dentario?

El trasplante dentario no es una técnica nueva, es algo que ya se hacía hace años pero que con la aparición de los implantes, en muchos casos ha quedado relegado a un segundo plano.

Básicamente consiste en utilizar otro diente del propio paciente extrayéndolo de su sitio y colocándolo a nivel de la pieza ausente.

Lógicamente utilizaremos piezas de las que podemos prescindir como las muelas del juicio en caso de que la pieza perdida sea un molar o utilizaremos un premolar para reponer un canino o un incisivo, especialmente en pacientes con apiñamiento dentario en los que falte espacio en la arcada.

¿Cuándo está indicado?

Aunque podemos hacer un trasplante dentario en cualquier paciente, este tratamiento es de especial importancia en niños y jóvenes en los que en líneas generales, la colocación de un implante no está indicada hasta que no haya finalizado el crecimiento.

En estos casos, si como consecuencia de un traumatismo o una caries perdemos un diente podemos utilizar el trasplante dentario para reponer el diente perdido y evitar así las consecuencias de una ausencia dentaria como el desplazamiento de las piezas adyacentes o las repercusiones estéticas de la propia pérdida

¿Puedo rechazar el diente?

En este caso, a diferencia de los trasplantes de órganos, el diente procede del propio paciente por lo que no existe riesgo de rechazo ni complicaciones graves para el paciente.

¿Cómo se lleva a cabo un trasplante dental?

Después de perder la pieza, dejaremos que cicatrice la encía y el hueso y al poco tiempo podemos proceder al trasplante.

En primer lugar realizaremos un scanner de baja radiación para tomar medidas del espacio del diente ausente y de la pieza a trasplantar de manera que podamos calcular que pieza es la más conveniente para trasplantar.

Además, gracias al scanner podemos imprimir un modelo tridimensional del diente a trasplantar que nos permitirá primero crear el espacio adecuado para colocar el diente utilizando el modelo como guía sin necesidad de manipular el diente a trasplantar hasta el final.

Una vez que tengamos el espacio acondicionado para el diente, realizaremos la extracción del diente a trasplantar y lo colocaremos en el lecho preparado, dejándolo ligeramente enterrado bajo la encía para evitar traumatismo durante la dieta y favorecer que quede estable.

A las dos semanas y con ayuda de ortodoncia colocada sobre los dientes adyacentes, iremos traccionando del diente hasta colocarlo al nivel del resto.

Por último, tallaremos el diente para darle la forma idéntica al diente perdido de manera que el resultado será cómo si nunca hubieras perdido el diente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies