MEDICINA ESTÉTICA FACIAL | beOne Mastering Face
21561
page-template-default,page,page-id-21561,stockholm-core-1.0.4,select-theme-ver-5.0.6,ajax_fade,page_not_loaded,menu-animation-underline-bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

MEDICINA ESTÉTICA FACIAL

SIÉNTETE MEJOR

¿Qué es la Medicina Estética Facial?

La Medicina Estética engloba todos aquellos procedimientos estéticos no invasivos dirigidos a mejorar la armonía facial o tratar los signos del envejecimiento.

 

El envejecimiento es un proceso gradual en el cual, de forma progresiva se produce un deterioro de las características de la piel asociado a una pérdida de volumen y un aumento de laxitud de los tejidos. Mediante los procedimientos estéticos, podemos tratar estos signos y si actuamos desde las primeras fases, podemos posponer la aparición de estos signos.

 

En otros casos, existe alguna disarmonía facial, presente incluso desde la juventud, que gracias a los procedimientos de Medicina Estética, podemos tratar devolviendo el equilibrio y la armonía a la cara.

“EN BEONE SOMOS EXPERTOS EN LA BELLEZA Y ARMONÍA FACIALES Y NUESTRO OBJETIVO ES MEJORAR LOS SIGNOS DE ENVEJECIMIENTO MANTENIENDO SIEMPRE LA PERSONALIDAD ÚNICA DE CADA CARA. “

¿Qué tratamientos de Medicina Facial llevamos a cabo en beOne?

Toxina botulínica

El tratamiento con toxina botulínica está indicado en el tratamiento de las arrugas de expresión facial principalmente a nivel de la frente y la región periocular. Se trata de un tratamiento sencillo e indoloro que permite la hacer vida normal a los pacientes nada más terminar el procedimiento.

Se trata de un tratamiento sencillo e indoloro que permite la hacer vida normal a los pacientes nada más terminar el procedimiento.

Con la toxina botulínica, si actuamos a tiempo podemos evitar que aparezcan estas arrugas o que continúen marcándose de forma progresiva.

La toxina botulínica actúa inhibiendo la contracción muscular de forma localizada en la zona donde se infiltre.

Al impedir la contracción muscular estamos haciendo desaparecer las arrugas que se  provocan como consecuencia de dicha acción muscular.

No se trata de paralizar la cara, se trata de debilitar, de forma controlada, aquellos músculos que nos interesa para atenuar las arrugas.

Se trata de un tratamiento sencillo e indoloro que permite la hacer vida normal a los pacientes nada más terminar el procedimiento.

El efecto de la toxina botulínica es temporal y pasados unos meses, tendremos que repetir el tratamiento si queremos seguir manteniendo el efecto e impedir que continúen marcándose las arrugas.

Rellenos faciales

Una de las principales consecuencias del envejecimiento es la pérdida de volumen de grasa y otros tejidos blandos a nivel facial. Esta pérdida de volumen, junto con una mayor laxitud de los tejidos provoca que se formen surcos, arrugas y pérdida de proyección de la región del pómulo y el tercio medio de la cara.

Ejemplos típicos de este proceso son la aparición de surcos entre la mejilla y la nariz, surcos por debajo de los párpados, aspecto de ojo hundido, labios más finos o pérdida del relleno juvenil característico de los pómulos.

Hoy en día disponemos de distintos materiales de relleno como el ácido hialurónico y el colágeno o la hidroxiapatita. Gracias a estos materiales podemos reponer el volumen perdido lo que devuelve el aspecto juvenil a la cara.

Además con estos materiales podemos conseguir un efecto de resuspensión facial y aliviar los surcos marcados y al mismo tiempo tienen un efecto hidratante sobre la piel mejorando la textura y luminosidad.

 

Además de tratar los efectos del envejecimiento, con los materiales de relleno podemos mejorar aspectos faciales

en pacientes jóvenes que deseen por ejemplo mejorar la forma de sus labios o pómulos.

Los tratamientos con materiales de relleno son indoloros y se realizan sin necesidad de anestesia permitiendo al paciente realizar vida normal desde el principio.

Los materiales de relleno actuales, a diferencia de lo que pasaba con la silicona, que tantos problemas ha dado como material de relleno facial, son reabsorbibles por lo que pasados entre 1 y 2 años debemos repetir el tratamiento para mantener el efecto.

Lipoinfiltración

La grasa autóloga o grasa propia del paciente se utiliza también como material de relleno para tratar los signos de envejecimiento facial o mejorar ciertas características de la cara.

Se trata del mejor material de relleno por ser un material permanente que no requiere reintervenciones periódicas, al mismo tiempo que contiene células madre que nos permiten mejorar la calidad y características de la piel y otros tejidos blandos.

Obtenemos la grasa del paciente mediante un sencillo procedimiento de liposucción de la zona de glúteos, abdomen o piernas, según las características de cada paciente.

El procedimiento se realiza con una ligera sedación para mayor comodidad del paciente.

Una vez obtenida la grasa, esta se prepara mediante un proceso d centrifugación para eliminar todo aquello que no nos interesa y quedarnos con las células grasas que será lo que infiltremos.

Con la infiltración grasa podemos rellenar surcos, labios, dar volumen a los pómulos y a la región alrededor de los ojos. Además, debido a su contenido en células madre, va a mejorar las características de la piel devolviéndole la textura y luminosidad perdidas.

Por todo ello también es muy útil para el tratamiento de cicatrices y otras alteraciones secundarias a traumatismos o intervenciones previas, permitiendo no sólo rellenar zonas hundidas si no mejorar el aspecto de la cicatriz gracias al efecto de las células madre.

Tratamientos con láser

Gracias a la tecnología láser podemos tratar distintas alteraciones de la piel como arrugas, manchas, dilataciones vasculares…Además, el tratamiento con laser mejor la calidad de la piel consiguiendo una piel más tersa y luminosa.

En beOne disponemos de un laser CO2 fraccionado de última generación que nos permiten aplicar una gran variedad de tratamientos al mismo tiempo con la máxima

seguridad para el paciente.

Constituye el complemento ideal tanto para tratamientos quirúrgicos (cirugía de párpados o lifting) como para otros tratamientos de medicina estética (rellenos o toxina botulínica) de manera que podamos tener una abordaje completo de todas las alteraciones del envejecimiento y así ofertar a todos los pacientes una solución individualizada a sus problemas.

Bichectomía

La bichectomía o eliminación de la grasa de la mejilla es un procedimiento muy demandado por hombres y mujeres que desean afinar el rostro y marcar más sus facciones.

El procedimiento consiste en resecar parte o la totalidad de una bolsa grasa alojada en el espesor de la mejilla que recibe el nombre de bolsa grasa de Bichat, de ahí el nombre del procedimiento.

Con este procedimiento conseguimos adelgazar el panículo adiposo de la mejilla, reduciendo el contorno del tercio medio facial y en consecuencia que queden más marcadas las facciones faciales a nivel del pómulo y el contorno mandibular.

Es un procedimiento cómodo para el paciente que se realiza a través de una incisión en la mucosa oral sin dejar cicatrices visibles y que puede hacerse en la consulta bajo anestesia local o con una ligera sedación para mayor comodidad del paciente.

Tras la bichectomía el paciente puede irse a casa sin necesidad de ingreso y hacer una vida completamente normal a excepción de tener una dieta blanda durante unos días y una serie de medidas de higiene oral para cuidar la herida.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies