Logotipo BeOne Face.
Mentoplastia antes y después

Compartir post

Mentoplastia antes y despues

Mentoplastia antes y después

Compartir post

Mentoplastia antes y despues

La cirugía del mentón se realiza para mejorar el equilibrio facial. Las personas que optan por este tratamiento tienen quejas como que es muy prominente, muy pequeño o asimétrico. Pero los cambios que produce la mentoplastia antes y después son significativos y ayudan a recuperar la confianza.

¿Qué es la mentoplastia?

La mentoplastia es una cirugía que busca equilibrar las proporciones del rostro mediante el aumento o reducción del mentón. Con este procedimiento se puede cambiar el tamaño y la forma del mentón, también conseguir mayor simetría.

Se hace para solucionar problemas congénitos o provocados por traumatismos. Asimismo, es una de las cirugías que se realizan para la reasignación de género.

La cirugía del mentón se puede realizar junto con otros procedimientos faciales y, en ocasiones, es necesaria como complemento de la cirugía ortognática.

Existen dos tipos de mentoplastia:

  • De aumento: se realiza cuando el paciente tiene el mentón retraído en comparación con el resto del rostro. Con la cirugía se busca dar más volumen, como en la imagen a continuación. Se puede realizar colocando implantes o mediante una osteotomía deslizante.
  • De reducción: está dirigido a reducir el mentón cuando está demasiado proyectado. Para ello se lima el hueso, lo que permite conseguir el tamaño y la forma que sean proporcionales al rostro.
Mentoplastia antes y después

Casos en los que se recomienda la mentoplastia

Los pacientes que buscan una mentoplastia incluyen aquellos cuya barbilla es muy grande o muy pequeña para su rostro. Pero estos no son los únicos casos en los que se realiza. También se hace cuando algún traumatismo ha afectado el rostro, cuando ha nacido sin una parte de la mandíbula o hay asimetría.

Te puede interesar  Solución a la agenesia dental

Además, la mentoplastia permite afinar el rostro para conseguir una apariencia más femenina cuando el paciente atraviesa una reasignación de género.

Preparación para la mentoplastia

El cirujano analizará el rostro del paciente para determinar si esta es la cirugía que necesita y qué tipo es el más adecuado. Para ello analizará cada tercio del rostro y las proporciones existentes. Se apoyará en fotografías y otras imágenes para tener una visión completa, desde todos los ángulos.

La evaluación del cirujano también permitirá determinar si se necesita una cirugía complementaria para lograr un mejor resultado.

El proceso de la mentoplastia

Técnicas quirúrgicas utilizadas

Cuando se trata de una mentoplastia de aumento, se puede realizar mediante dos técnicas diferentes. La primera es con implantes, que pueden ser sintéticos o naturales. La segunda técnica es una osteonomía o mentopastia ósea que es un procedimiento más complejo y consiste en cortar el hueso de la mandíbula y reposicionarlo.

En cuanto a la mentoplastia de reducción, esta requiere de una osteonomía. Sin embargo, en este caso lo que se hace es limar el hueso para reducir su tamaño.

Anestesia y duración del procedimiento

Se trata de un procedimiento sencillo que puede durar menos de una hora y se hace bajo anestesia local y sedación. La ostenomía, puede durar más tiempo, alrededor de hora y media. En algunos casos, en especial cuando se hace junto a otros procedimientos, se aplica anestesia general.

Resultados de la mentoplastia: antes y después

Mentoplastia antes y después

Cambios estéticos

Después de una mentoplastia, el paciente tendrá un perfil más equilibrado y armonioso, ya que corrige el mentón prominente, retraído o asimétrico. A su vez, ayuda a afinar las líneas del rostro y mejorar el óvalo facial.

Te puede interesar  Lifting de cuello y papada. Devuelve la firmeza a tu zona cervical

Una de las ventajas de la mentoplastia es que se puede combinar con otros procedimientos estéticos, como la cirugía de nariz, para así lograr mayor armonía facial.

Riesgos y consideraciones

Posibles complicaciones

Como en cualquier otra cirugía, la mentoplastia conlleva algunos riesgos y complicaciones, como sangrado, infección, asimetría, adormecimiento y alteraciones de la sensibilidad. Para reducir la posibilidad de que estos ocurran es importante acudir a un cirujano cualificado.

¿Cómo elegir un cirujano cualificado?

Si estás interesado en hacerte una mentoplastia en Madrid debes acudir a un cirujano con experiencia en este tipo de cirugía.

Comprueba sus credenciales y pídele que te muestre fotos de otros procedimientos de mentoplastia antes y después. Esto te servirá de guía para saber si estás ante el profesional correcto.

DR. PEDRO M LOSA

DR. PEDRO M LOSA

Graduado en Medicina con especialización en Cirugía Maxilofacial tras superar la oposición MIR, elegí formarme en el prestigioso Hospital Universitario de La Paz. Mi enfoque en la especialidad se basa en la dedicación y el afán de profundizar en el conocimiento.

Otras entradas de blog que te pueden interesar

Navega por nuestro blog para descubrir novedades